¿Qué es la terapia infantil?

La terapia infantil puede ayudar a tus niños a desarrollarse sanamente. Dentro psicología infantil siempre debe ser realizada por un profesional entrenado en psicología y una sesión suele ser una reunión uno a uno con el paciente. Normalmente se maneja en ciertas etapas.

psicologotulum_terapia_infantil

Estas etapas pueden ir desde los tres hasta los ocho años. Algunos padres de familia les son difíciles de creer que sus hijos puedan tener depresión, pero no son inmunes a ello. La salud mental es importante y se puede ver afectada por perdidas o cambios en su entorno. Desde la perdida de un familiar, cambio de vivienda e irse a vivir a otro lado, etc.

¿Cómo saber que un niño necesita ayuda psicológica?

Algunos de los niños que nos visitan pueden llegar por algunos de estos cambios.

  • Trastornos de Sueño.
  • Síntomas de Ansiedad.
  • Tics Nerviosos.
  • Síntomas de Depresión.
  • Problemas en Escuela.
  • Cambio en Comportamiento.
  • Manías Compulsivas.
  • Trastornos de Alimentación.
  • Problemas Neurológicos o de Aprendizaje.

¿Es la terapia infantil efectiva?

Una vez que se encuentra el problema. Hay que buscar qué esta causando esa situación. Es decir, se empieza a recopilar evidencias de por qué el niño ha llegado a ese punto. En base a eso se realizan tratamientos estos adaptados a su edad.

Cuando son más pequeños de edad, también se adaptan los tratamientos y la manera de comunicarse las cosas. La comunicación es muy importante en esta etapa de crecimiento. A veces usamos dibujos para entender los problemas y dar tratamientos. Esto es un trabajo en conjunto con los padres.

¿Cómo sé que mi hijo o hija requiere terapia infantil?

Es importante hacer una evaluación, recolectar pruebas y tener evidencias. También esto se hace con los padres o tutores para hacerles explicar cuales son los procesos y qué esperar.

A veces se es necesario trabajar con los padres o familiares para darle un ambiente mas cercano y seguro. El psicólogo utiliza una gran variedad de terapias que son herramientas que un profesional sabe adaptar a cada situación.

Señales Importantes para ir con un psicólogo para terapia infantil

Problemas Físicos

Es normal que algunos niños quieran sentirse enfermos o aprovechar la situación para escapar de responsabilidades. El sentirse mal y pedirles a sus padres que los dejen quedarse en cama o no salir de casa suele ser algo común. El problema real es cuando empiezan a tener enfermedades o problemas físicos y no hay una explicación médica o que determine la patología de su enfermedad entonces hay que revisar si hay otra serie de problemas.

Cuando hay dolores de cabeza, problemas digestivos, problemas en la piel como llagas, marcas, moretones que no puedan ser explicados por alguna enfermedad habría que revisar con un profesional de la salud mental.

Cambios en Comportamientos

Algunos niños o niñas suelen retroceder en su comportamiento. A pesar de tener una temprana edad, ellos pueden distinguir entre ser un niño y un bebe. Regresan a esa faceta de comportarse como alguien menor.

Esto es un mecanismo natural. De manera inconsciente los niños regresan a usar biberón o sus juguetes más infantiles o tratar de usar pañales. Es un mecanismo de defensa que le hace recordar que se siente más seguro así.

Cambios de Temperamento

Una niña o un niño que empiezan a generar cambios en su temperamento como agresividad u hostilidad sin motivos aparentes puede ser síntoma de que está pasando por situaciones que no sabe como manejar o controlar. A veces está relacionado con la falta de herramientas para controlar sus emociones y que están fuera de su control y eso lleva a la frustración.

No Pueden Enfocarse

Es normal que los niños sean muy activos y quieran hacer varias cosas al mismo tiempo. Pero hay momentos donde son capaces de enfocarse en una actividad y hacerla bien. Cuando hay un problema, no les permite enfocarse y no aprenden. Esto es muy importante a esta edad porque están en una etapa de aprendizaje y crecimiento. Un profesional puede ayudar a definir si es un problema de salud o del ambiente que le está afectando.

Recomendamos llevar a terapia infantil con un profesional si hay al menos una de estas señales de alarma.

  • Bajo Rendimiento Académico.
  • Conductas Compulsivas.
  • Conductas Repetitivas.
  • Depresión.
  • Hiperactividad.
  • Miedos.
  • Problema de Sueño.
  • Problemas de Atención.
  • Problemas de Conducta.
  • Problemas de Control de Esfínteres.
  • Sociabilidad.
  • Timidez.
  • Trastornos Alimenticios.

¿Es la terapia infantil efectiva?

Una vez que se encuentra el problema. Hay que buscar qué esta causando esa situación. Es decir, se empieza a recopilar evidencias de por qué el niño ha llegado a ese punto. En base a eso se realizan tratamientos estos adaptados a su edad.

Cuando son más pequeños de edad, también se adaptan los tratamientos y la manera de comunicarse las cosas. La comunicación es muy importante en esta etapa de crecimiento. A veces usamos dibujos para entender los problemas y dar tratamientos. Esto es un trabajo en conjunto con los padres.

¿Cómo son las sesiones infantiles en la psicoterapia?

Normalmente la primera sesión se realiza con los padres o tutores, en esta sesión se trata de conocer la situación desde el punto de vista de un adulto y explicarle todas las cosas que debería esperar.

No es algo que en una sesión se pueda resolver el problema. Pero hay que darle seguridad a ellos que es un trabajo en conjunto y que podemos ayudar a sus niños o niñas y darles herramientas para seguir creciendo y aprendiendo.

También lo que hacemos es dar confianza a los niños para que se sientan seguros.

¿Cómo se determinan las metas, frecuencias y duración de la terapia?

Es importante que cuando seleccionen a un psicólogo o terapeuta sepa y pueda trabajar con niños. Por lo mismo la duración de las terapias suele ser mucho menores en tiempo ya que, ellos no mantienen mucha atención como los adultos.

Después de algunas sesiones, su niño o niña debe presentar avances y mejoría y se sentirá mucho mejor. Es importante que ellos se ocupen de su salud mental como la física para evitar problemas y trastornos que pueda afectar de manera permanente a sus pequeños.

¿Cómo se determinan las metas, frecuencias y duración de la terapia?

Es importante que cuando seleccionen a un psicólogo o terapeuta sepa y pueda trabajar con niños. Por lo mismo la duración de las terapias suele ser mucho menores en tiempo ya que, ellos no mantienen mucha atención como los adultos.

Después de algunas sesiones, su niño o niña debe presentar avances y mejoría y se sentirá mucho mejor. Es importante que ellos se ocupen de su salud mental como la física para evitar problemas y trastornos que pueda afectar de manera permanente a sus pequeños.

Terapias en Adolescentes y Terapias en Jóvenes

En cuanto los adolescentes, es normal que empiecen a sentir los cambios y por lo tanto tienen muchas experiencias emocionales, físicas, sociales y de conducta. En la adolescencia sus sentimientos se vuelven lo más importante y por lo mismo se cierran a compartir esa información con su familia.

La terapia en adolescentes, les ayuda a tomar conciencia de su ser y se les dan herramientas que puedan ayudarse a enfocar en su vida, sus relaciones, sus emociones y sentimientos para que ellos puedan sentirse plenos de manera responsable y consciente.

Normalmente está enfocada a que ahora entiendan a sus padres. Un adolescente puede pensar que sus padres están en contra de él o de ella. Y hay que darles herramientas para que puedan lograr un equilibrio.

Resultados de Terapia en Adolescentes y Terapias en Jóvenes

  • Buscamos que los adolescentes y jóvenes estén mas conscientes de su identidad, su potencial y su personalidad.
  • Qué sepan que no necesitan compararse a otros y encontrar su propia identidad.
  • Ayudarles a encontrar su vocación en la vida y las herramientas para encontrar otras.
  • Ayudarles a que desarrollen sus aptitudes, tengan inteligencia emocional y puedan desarrollar su proyecto de vida.
  • Qué puedan definir identidad sexual y entender las responsabilidades hacia la vida como joven en crecimiento.

Es tiempo de hacer ya un cambio.